10 razones para incluir Copenhague en tu lista de destinos pendientes

Copenhague

Copenhague tiene casas de colores, personas de todas las razas y culturas, lagos, canales, iglesias y una comuna hippie en barracones de la II Guerra Mundial. Copenhague es una ciudad ultramarina. Te cuento.

Copenhague

Cuando viajo a alguna ciudad, no suelo hacer una lista de todas las cosas que hay que ver. Leo la guía con un poco de antelación y apunto algunos detalles importantes porque lo que realmente me gusta hacer es caminar. Pasear por la ciudad, respirar su ambiente, observar sus casas y tiendas y bares y las maneras de vivir de sus habitantes.

Como sabes, la semana pasada visité Copenhague. Era la primera vez que iba a un país nórdico y me encantó. Tiene un ambiente distinto a otras ciudades europeas. Es un ritmo diferente.

Copenhague Flores

Del viaje podría contarte muchas cosas, pero te voy a decir los puntos que más me han gustado para animarte a que la incluyas en tu lista de destinos pendientes. 

Copenhague

1. Pequeñita: Copenhague es una ciudad muy accesible, el centro es relativamente pequeño y los barrios residenciales son muy interesantes para pasear y visitar sus tiendas, restaurantes y cafeterías.

Copenhague Lago

2. Libertad: en sus calles se respira una forma de pensar en la que cada persona vive y deja vivir. Hay una sensación de libertad muy grande porque -al menos en apariencia- las personas que viven allí son muy respetuosas con los demás. Eso sí, si no respetas el carril bici te van a mirar muy muy mal.

Copenhague bicis

3. Bicis: Copenhague es una de la ciudades con más bicicletas por habitante. La cultura de la bici está profundamente arraigada, allí ves desde niños de 6 años hasta ancianos de más de 80 conduciendo sus bicicletas por los numerosos carriles bici de la ciudad. Los niños más pequeños van dentro de unas cajas-carro donde también se puede llevar la compra, ropa, etc. Y el carril bici está tan integrado que en cada calle hay tres vías diferenciadas: para los coches, para los peatones y para los ciclistas. Estos últimos tienen dos carriles, uno para cada dirección.

Copenhague timbre

4. Diseño: si por algo son famosos los daneses es por la importancia que le dan al diseño. Los objetos deben ser útiles, prácticos y facilitar la vida a su usuario pero además, y sobre todo, deben ser bonitos y estéticamente armónicos.

Copenhague Patio interior

5. Arquitectura: muy relacionado con el punto anterior, la arquitectura en Copenhague tiene dos características importantes: muchos colores y  enormes ventanas. Como verás, no le doy mucha importancia a los grandes monumentos, porque esos los puedes consultar en cualquier guía y te dará más información que yo. Una vez más, me quedo con la opción de caminar y disfrutar de las cosas cotidianas y la vida diaria de la ciudad. En Copenhague hay una gran influencia de la arquitectura holandesa y por eso algunas de sus calles recuerdan tanto a Ámsterdam. También hay muchos patios interiores que esconden jardines o cafeterías o simplemente entradas a los edificios. Merece la pena perderse y buscar rincones secretos.

Copenhague

6. Agua: Copenhague tiene canales, lagos artificiales y salida al mar. Esto hace que haya barcos por todas partes. Muchas de sus calles tienen un marcado aire marinero, lo cual tiene sentido porque los daneses llevan en sus venas sangre vikinga, una cultura que sustituyó al imperio romano en casi toda Europa y que llegó a cada rincón de sus dominios viajando en sus característicos barcos con forma de dragón.

Copenhague Tivoli

7. Tivoli: es un complejo de ocio con montaña rusa, jardines, salas de concierto y puestos de comida callejera en el centro de la ciudad. Es una buena opción para visitar con niños o si te gustan los parques de atracciones antiguos. Aprovecha para ir en los días de sol.

Copenhague

8. Luz: aunque pensaba estaba demasiado al sur para que ocurriera, en Copenhague en junio no llega a haber oscuridad total a lo largo de las 24 horas del día. A las 12 de la noche aún hay claridad y a las 4 la luz del sol es cegadora. Claro, que yo he ido al final de la primavera, así que me puedo imaginar que en invierno tienen pocas, muy pocas horas de luz. supongo que eso explica la ausencia de cortinas o persianas en las casas nórdicas…

Copenhague Andersen

9. Hans Christian Andersen: visitar Copenhague es una excusa perfecta para acercarse a la figura de este cuentista tan valorado entre los daneses. Cuentos de toda la vida como El patito feo, La sirenita o El traje nuevo del emperador salieron de la brillante mente de este escritor nacido en 1805. Su figura es tan célebre que uno de los monumentos más conocidos de la ciudad, el estatua de La Sirenita, se construyó como un homenaje a su figura. Una anécdota simpática: Andersen tenía miedo a que lo dieran por muerto cuando sólo estaba profundamente dormido, por lo que cada noche dejaba en su mesita de noche una nota que decía Solo estoy muerto en apariencia. 

Copenhague Christiania

10. Hippies: aunque actualmente está en sus horas bajas, Christiania ha sido durante más de cuatro décadas un símbolo de comunidad de libertad y experimentación. A finales de los 60, un grupo de personas okuparon unos antiguos barracones en el barrio de Christianshavn con el objetivo de vivir en una sociedad independiente que se regía por la libertad y el amor libre y era una tierra independiente de Dinamarca y de la Unión Europea. Parece ser que a estas alturas se está desmantelando y da la impresión de ser más un eurodisney hippie que una verdadera comunidad alternativa.

Copenhague puerta

Estas son las 10 razones que te doy para viajar a Copenhague. Pero hay muchas más: la sirenita mirando al mar, los copenhaguenses haciendo haciendo picnic en las barcas que navegan por los canales, las zonas verdes que pueblan la ciudad, los árboles cuadrados, los palacios y las iglesias, la multiculturalidad o la música que se esconde en cada rincón.

Respecto a la temperatura, evidentemente si vas en invierno hará mucho, pero que mucho frío. Según mi experiencia, en junio basta con llevar algo de abrigo por si refresca por la noche, pero en general no es mucho más frío que cualquier ciudad del norte de España en abril (y te lo dice una burgalesa muy friolera). Eso sí, no olvides que estás cerca del polo y el viento cuando sopla puede soplar bastante fresco.

CopenhagueSólo una cosa más: aunque forma parte de la UE, Dinamarca conserva su propia moneda, la corona danesa. Y debido al alto nivel de vida y a los elevados impuestos, resulta bastante cara para una persona que viaja desde España. Eso sí, si te organizas bien puedes conocerlo todo gastando poco. Sólo necesitas un poco de previsión y acostumbrarte a comer de bocatas o cadenas de comida rápida.

Espero que esta información te haya resultado útil y si tienes alguna duda o comentario, ya sabes que te ayudaré encantada. No tienes más que preguntar a continuación 😉

Copenhague barquito

Anuncios

3 comentarios en “10 razones para incluir Copenhague en tu lista de destinos pendientes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s